Porridge de avena

Porridge de avena

Otro de nuestros clásicos. Sobre todo en invierno. Cuando te despiertas y lo único que te pide el cuerpo es algo para seguir sintiendo ese calor de las sábanas. El porridge es de origen celta, aunque se asemeja mucho al “congee” chino, y ambas culturas lo utilizan precisamente para calentar el cuerpo. El congee está hecho con arroz, lo cocinan con caldo de huesos y le añaden algo de proteína (pescado, pollo…), por lo que también es muy buena opción para el desayuno.

El porridge está hecho a base de avena, ya sea el grano integral, copos o harina. A nosotras nos encanta hacerlo con el grano de avena, ya que da un resultado más similar a ese congee o a nuestro arroz con leche. Pero la sencillez de los copos hace que ganen por goleada en nuestro día a día. Empleamos ese tiempo en innovar, probar y crear. Y, aunque hoy os dejamos la receta básica, nos encanta en todas sus versiones. Porridge de chocolate, de coco, de jengibre, chai, de naranja, con zumo de zanahoria. Con mermelada de frutos rojos, cardamomo y vainilla, con peras caramelizadas, con crumble de manzana y nueces pecanas, con tahi-nella (tahini hecho nutella), melocotones a la parrilla con semillas caramelizadas. Un sinfín de delicias. 

En verano lo cambiamos dejando a remojo los copos de avena junto a la leche en la nevera. Aunque su versión invernal es la que más nos gusta y queremos aprovechar este último temporal para despedirnos hasta el invierno que viene. 

 

Ingredientes

1 taza copos de avena (opción sin gluten)

1,5 taza leche de coco

1 taza agua

½ c canela o vainilla

1 pizca sal

Piel de limón

Toppings:

Mantequilla de cacahuetes

Cerezas asadas

Plátano

Coco rallado tostado

Arroz inflado con cacao

 

Elaboración

Poner los copos de avena, la piel de limón, la canela y la sal en un cazo a fuego medio-alto. Tostar durante unos segundos hasta que desprenda aroma. Bajar el fuego y añadir la leche de coco y el agua. Remover y cocinar a fuego lento durante unos 3-5 minutos, hasta que la avena se hinche y se convierta en un porridge espeso y cremoso.

Sírvelo y acompáñalo a tu gusto. 



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *